Alerta de spoiler: Las grandes preguntas que nos dejó el final de Dark

Aunque para algunos fue una total decepción, el final de Dark 3 nos pareció justo y satisfactorio, sin embargo, como en casi toda la serie, quedaron algunas preguntas sin respuesta.

El capítulo final de Dark, titulado "El Paraíso", reveló muchas cosas, mientras otras las dejó más enredadas de lo que estaban, 

Cuando por fin nos dimos cuenta que no eran dos mundos, el de Adán y el del Eva, sino tres los que conformaban este universo, entendimos que sólo uno podía sobrevivir. 

Eva era, según sus palabras, la luz y la vida, y Adán, era la oscuridad y la muerte, pero el tercer mundo, el de origen, podríamos llamarlo el mundo del "dolor".

Un mundo que se destruyó y creó los otros dos mundos a partir del dolor, la no aceptación y la muerte de una familia. 

Al final, para evitar el apocalipsis en el mundo original y la creación de los mundos de Adán y Eva, que nunca debieron existir, Martha y Jonas se sacrifican e impiden que el mundo original se destruya, condenándose a sí mismos a la aniquilación. 

Pero, la gran pregunta que nos dejó la última escena es la siguiente: Si los sobrevivientes del mundo original eran quienes no formaban parte del nudo, es decir, los que no formaban parte del árbol genealógico creado por Adán o por Eva ¿Jonas entonces siempre fue la luz y la vida, siempre estuvo destinado a nacer?

Y ¿Qué pasó en esa última cena, donde vemos a Hannah embarazada y sólo después de un apagón, como los que sucedían en los mundos paralelos cuando se abría el portal del tiempo, fue que decidió el nombre de su hijo, Jonas?

¿Acaso el apocalipsis y el portal interdimensional también son inevitables?

Más Noticias