Esta serie de Netflix hizo que se reabriera un caso de homicidio no resuelto ¡De hace 15 años!

El show de Netflix "Misterios sin resolver" ayudó a reabrir un caso de asesinato de un afroamericano que había sido abandonado por más de 15 años ¿Sorprendente cierto?

El show de la plataforma Netflix "Misterios sin resolver" acaba de reescribir la historia de un homicidio sin resolver en los Estados Unidos. 

Se trata del asesinato del joven afroamericano de 23 años Alonzo Brooks, cuyo cuerpo fue encontrado 15 días después de desaparecer en un arroyo. 

En 2004, Alonzo Brooks fue a una fiesta en una granja a las afuerras de La Cygne, en el estado de Kansas.  De acuerdo a los informes, el joven no encontró quién lo llevase a casa, a donde no regresó nunca. 

Los invitados de la fiesta tampoco aportaron datos a la policía.  Viendo la poca acción de la policía, familiares y amigos emprendieron una búsqueda y finalmente encontraron su cadáver encima de una  pila de ramas en un arroyo cercano. 

Pese a que hicieron una autopsia al cadáver, nunca pudieron determinar las verdaderas causas de su muerte.  Su madre. María Ramírez, asegura que se trató de un crímen de odio. 

“Soy mexicana y su padre es negro. Así que es mixto. No solo apuntaron a una raza, o mataron a una raza. Mataron a dos. Fue atacado por el color de su piel”, compartió Ramírez.

Pues el crímen de Brooks fue olvidado, pero Netflix lo retomó en el cuarto episodio de su serie "Misterios sin resolver", titulado: "Sin vuelta a casa" y que recibió miles de correos electrónicos y llamadas con pistas sobre este caso. 

Pues 16 años después, el FBI ha exhumado el cuerpo de Alonzo Brooks como parte de "una investigación en curso", de acuerdo a lo que la vocera Bridet Patton dijo a la cadena CNN.

Más Noticias